domingo, 1 de mayo de 2011

- COLON -






Inauguración del viejo

Teatro Colón de Buenos Aires




El gobierno de Buenos Aires estaba separado de la Confederación de Provincias Unidas del Río de la Plata por desacuerdos con motivo del Congreso General Constituyente que sancionó la constitución el 1º de mayo de 1853 y los porteños ya estaban pensando en al construcción de un teatro que reemplazara al viejo Teatro “Colón”.

En 1857 comenzó la construcción en el centro de aquella capital, sobre la calle Libertad y abarcaría una manzana: luce mármoles rojos de Verona y vitrales con escenas históricas y de la poesía clásica importados de la casa Gaudín de París en 1907 cuando ya se aceleraban todos trabajos, incluyendo la adquisición de las esculturas para la Galería de los Bustos situada en el primer piso, homenaje a Verdi, van Beethoven, Gounoud, Bizet, entre otros.

Desde ese lugar se llega al Salón Blanco decorado en estilo francés, entrada al palco oficial para treinta y cuatro personas destinado a autoridades de la municipalidad de Buenos Aires, nacionales e invitados especiales. En el primer piso, en el Salón Dorado que abarca cuatrocientos cuarenta y dos metros cuadrados, con altos espejos y enormes columnas talladas con profusión de detalles en oro, se realizan diversos actos culturales: conferencias, conciertos, exposiciones... Desde el cuarto al séptimo piso se encuentran los sectores de cazuela, tertulia, galería y delantera de paraíso.

La Sala iluminada con una araña cincelada, con más de setecientas lámparas es de origen francés -de fines del siglo diecinueve-, luce cortinados de terciopelo rojo y en los palcos “en seda natural francesa bordados en la parte exterior y forrados en amarillo oro”. La Sala tiene la forma de una herradura y es considerada la más grande del mundo en su tipo, con capacidad para 2.487 espectadores sentados (632 butacas; diez palcos a ras de la platea; tres pisos de palcos y el foso para orquesta de ciento veinte músicos, se eleva hasta el nivel del escenario. El escenario tiene piso de pino de Canadá, es desmontable, mide 34,50 de profundidad y 35.50 de ancho. También hay un escenario formado por un disco de 20,30 m. de diámetro, que gira en ambos sentidos y permite un rápido cambio de escenas.

Fue inaugurado el 25 mayo de de 1908, con la representación de la ópera “Aída” de Verdi y desde entonces se destaca que mediante esa forma de herradura y la adecuada ubicación de las aberturas, se logró una caja acústica que permite escuchar perfectamente desde cualquier lugar de la enorme sala. A fines del siglo veinte, trabajaban allí aproximadamente mil personas, estaban organizados como cuerpos estables: la Orquesta Filarmónica con ciento siete ejecutantes; el Coro de ciento siete voces; el Cuerpo de Baile con noventa integrantes; funcionan talleres de escenografía y vestuario, de pintura y artesanías, de grabación y video...

El maestro Raúl Soldi renovó la decoración de la cúpula y tal como ha sido su estilo, incluyó imágenes de “bailarines, cantantes de ópera, actores de la Comedia del Arte, músicos e instrumentos musicales, cubren los 318 metros cuadrados con la gracia de las tenues tonalidades y transparencias”.

(Es oportuno recordar al tenor español Antonio Vela, casado con Esther Suso, residentes en Santa Fe de la Vera Cruz hasta fines de la década del ’30 -padres de Elba y del poeta y diplomático Rubén Vela-. Antonio Vela principios de la década siguiente, cantó en el Teatro “Colón” de Buenos Aires; en el “Liceo” de Barcelona y en el “Scalla” de Milán. En ese tiempo, sus amigos lo agasajaron en la Quinta Asturiana de la capital santafesina y décadas después, le rindieron un homenaje ante el busto instalado en la esquina noroeste de la Plaza España de la ciudad donde comenzó su trayectoria artística.)

1 comentario:

Carolina dijo...

Tengo muchas ganas de conocer el teatro Colon, y ya que estoy cercana a viajar, quería preguntarles si conocen como para recomendarme un hotel en Buenos Aires que quede cerca del Colon? Les agredecería...
saludos!